martes, marzo 18, 2008

Boicot a la inauguración de los Juegos.

Bernard Kouchner, el ministro de relaciones exteriores de Francia, ha tomado la idea lanzada por Reporteros Sin Fronteras de declarar un boicot a la ceremonia de inauguración de los próximos Juegos Olímpicos en China, en reacción a la brutal represión de la que han sido víctimas los tibetanos.
Por supuesto que el gobierno dictatorial de la China oprimida acusa al XIV Dalai Lama de instigar a la violencia, como suele ocurrir con las falacias que propala este régimen oprobioso. De hecho, el Dalai Lama está llamando permanentemente a la paz y a no recurrir a la violencia por parte de los tibetanos.
La cuestión es, ¿hasta cuándo las naciones democráticas seguirán tolerando las contínuas violaciones a las libertades fundamentales en China y en Tíbet, un país que ocupa por la fuerza ilegítimamente? ¿Hasta cuándo serán más importantes las inversiones en territorio chino que los derechos individuales? ¿Por qué tanto temor a que un gobierno autoritario se enoje, como si fuese incorrecto reclamar a viva voz por la vida y la libertad de un pueblo pisoteado?
Es una vergüenza mundial la censura que está aplicando el gobierno chino continental para acallar su represión sangrienta, su destrucción de la cultura tibetana y su desprecio por un pueblo milenario.

No hay comentarios.: