martes, noviembre 08, 2005

Solidaridad con "La Gran Época"

Comunicado de Prensa

Misiones comerciales a China: ¿Dónde está la RSE?
Solidaridad con "La Gran Época", censurada en la Cancillería


La Fundación Export Ar., la Cámara de la Producción, la Industria y el Comercio Argentino - China y la Cancillería Argentina a través de la Embajada de nuestro país en Beijing y el Consulado Argentino en Shanghai, organizan una nueva Misión Comercial Multisectorial que viajará a China y mantendrá entrevistas de negocios preestablecidas con potenciales contrapartes durante los días 17 y 18 de octubre en Beijing y 20 y 21 de octubre en Shanghai.
Como CADAL señaló oportunamente a través de un Documento titulado "China: ¿negocios o derechos humanos? El pragmatismo pinochetista de Kirchner", el caso de China pone muy en duda tanto la política de derechos humanos del gobierno de Kirchner como también la denominada Responsabilidad Social Empresaria. En el segundo caso, existiría una contradicción en muchas firmas comerciales que invierten en China y que adhirieron al Pacto Global que impulsó Kofi Annan en 1999, en cuyos principios figuran en primer lugar los derechos humanos: "En su ámbito de influencia, las empresas deben: 1) Apoyar y respetar la protección de los derechos humanos reconocidos internacionalmente, y 2) Asegurarse de no ser cómplices de abusos de esos
derechos". Ese sería el caso de empresas argentinas como Acindar, Arcor y el Banco Galicia que adhirieron a este Pacto y que al mismo tiempo invierten en China, país donde las más prestigiosas organizaciones internacionales denuncian la violación de derechos humanos.
En el mencionado Documento de CADAL se citaba un valiente editorial publicado por la revista América Economía, titulado: "El lado oscuro de China", que presentaba el punto sobre el que alerta este comunicado: "Para muchos, que China se haya vuelto liberal en lo económico parece ser suficiente. Que sea una dictadura de partido único donde el respeto a los derechos humanos es una extravagancia parece ser un detalle menor. Pero subestimar este detalle es un peligroso error". Y concluía: "Está bien el entusiasmo y la fascinación por la irrupción china. Pero la realpolitik que se está aplicando en el caso chino es un arma de doble filo. La libertad económica no tiene sentido sin libertad política. Y de esto, en América Latina sabemos demasiado".
Finalmente, CADAL se hace eco de la denuncia de censura de la publicación "La Gran Época", por la prohibición de su distribución gratuita en la Cancillería de la República Argentina y adhiere solidariamente a su comunicado, especialmente cuando señalan que "Los hechos muestran que los países que ceden a callar ante las terribles violaciones del Partido Comunista Chino o que adecuan sus políticas a las de aquel espectro comunista para «cuidar las relaciones» son más bien los regímenes dictatoriales o las democracias débiles. En momentos cruciales como la visita del presidente chino a la Argentina el año pasado, donde el poder ejecutivo censuró la manifestación pacífica de los practicantes de Falun Dafa, permitiendo que un grupo organizado de chinos los golpearan y utilizando el accionar de la policía, así como la prohibición de la presencia del periódico La Gran Época en el ministerio, evidencian la debilidad para sostener los principios democráticos por parte de los funcionarios argentinos."
Gabriel C. Salvia (Director General de CADAL) - Buenos Aires, 28 de septiembre de 2005

No hay comentarios.: